Cirugía Lasik

cirugia lasik

La cirugía Lasik es una operación en los ojos que se hace con un rayo láser para mejorar la visión. El rayo láser hace unos cortes muy pequeños que cambian la forma de la cubierta transparente del ojo, la córnea. Si la cirugía se hace bien, es posible que la persona ya no necesite tanto usar anteojos o lentes de contacto.

El LASIK es la técnica predominante en cirugía refractiva y permite tratar con buenos resultados ametropías bajas y moderadas. El 99.5 % de los pacientes operados mejoran en forma importante su visión, reducen grandemente su error refractivo y su dependencia de anteojos o lentes de contacto.

El tipo de procedimiento actualmente más extendido para la corrección quirúrgica de las miopías, hipermetropías y astigmatismos (dentro de ciertos grados) es la llamada queratomileusis asistida con láser o fotoqueratomileusis, también conocida bajo el acrónimo LASIK (Laser Assisted in SItu Keratomileusis). Como su nombre indica, resulta de la fusión de las técnicas manuales de Barraquer (queratomi leusi s) con las ventajas que la tecnología láser aportaba como herramienta de máxima precisión y seguridad. La intervención se realiza en forma ambulatoria y bajo anestesia tópica (gotas).

La técnica de elección en la actualidad es el LASIK, que permite resultados satisfactorios en miopías menores de 10 D, hipermetropías menores de 4D y astigmatismos menores de 6D.

¿Por qué Lasik?

En los últimos años, la cirugía refractiva ha constituido una verdadera revolución de la práctica oftalmológica, debido al surgimiento de nuevas técnicas, cada vez más simples, seguras y precisas, que permiten alcanzar excelentes resultados visuales en la mayoría de los pacientes operados. Esto ha motivado la liberación de su indicación que siendo inicialmente por intolerancia óptica o rechazo a los lentes de contacto, acepta también hoy las motivaciones estéticas y de comodidad del paciente.

La cirugía refractiva con láser más utilizada, por su probada seguridad y eficacia, es la técnica denominada LASIK. Consiste en la modificación de la forma de la córnea para cambiar la refracción o graduación total del ojo.

Las principales ventajas de la cirugía LASIK son la ausencia de dolor post operatorio, de fenómenos de cicatrización excesiva y una recuperación visual casi inmediata.

Debido a su seguridad y reproducibilidad se ha tratado de una auténtica revolución en la oftalmología moderna desde su aparición en el año 1990.

¿Cómo se realizará la cirugía LASIK?

El procedimiento se realiza bajo anestesia tópica, en pabellón quirúrgico aséptico y en condiciones de amoria (ausencia de partículas). Su duración aproximada es de 30 minutos, al cabo de los cuales el paciente es dado de alta con protector ocular, uso de colirios antibióticos y antiinflamatorios.

La cirugía Lasik permite una corrección segura de miopías hasta 10 dioptrías (D), e hipermetropías inferiores a 4 D, pudiendo además corregir astigmatismos asociados a los anteriores de hasta 6 D. El uso de LASIK en ametropías que excedan los valores mencionados tendrá una mayor tasa de complicaciones, así como menor predictibilidad del resultado refractivo final.

Si por mi elevada graduación no puedo operarme con LASIK, ¿qué alternativa me queda para eliminar mi problema visual?

En el caso de que tras haber estudiado personalmente su caso no se pudiera recurrir al LASIK debido a la elevada graduación, la alternativa sería la cirugía refractiva intraocular.

¿Cuál es el porcentaje de los resultados positivos de la cirugía?

Es difícil establecer resultados globales, ya que son variables según el estado refractivo inicial del paciente, pero se estima que en un 80% de los casos, el vicio de refracción final será inferior a 1D, estimándose la agudeza visual final, sin corrección, mayor de 20/40 en un 90%, y de 20/20 en un 70%.

En un 5 a 10% de los pacientes, no se logra el resultado refractivo esperado, persistiendo algún grado bajo de error refractivo que hace necesario el uso de lentes para condiciones específicas como el trabajo en computador, o la conducción nocturna.

¿En caso de no tener los resultados esperados se puede tener una segunda cirugía?

Si el espesor y curvatura corneal lo permiten, pueden realizarse reoperaciones, nunca antes de 3 meses, para corregir el error refractivo residual, mejorando aún más los resultados de la cirugía.

¿Cuál es el grado de complicaciones que puede generar la cirugía?

La tasa global de complicaciones que pudieran determinar una pérdida de la mejor agudeza visual corregida se estima actualmente de un 5% (rangos de 1 a 9% según diferentes series), y se incluyen en éstas, las complicaciones intraoperatorias, por colgajos corneales defectuosos, y postoperatorias por infecciones, desplazamientos del colgajo, cicatrizaciones estromales y ectasias corneales, entre otras.

Las molestias postoperatorias más frecuentes en esta cirugía que, por lo general, son transitorias y esperables hasta el tercer mes postoperatorio, son la disminución de la calidad visual nocturna.