Carnosidad o Pterigión: síntomas y qué hacer para evitar que empeore.

Las enfermedades de la vista ocupan un lugar importante entre los problemas de la salud que con mayor frecuencia se pospone una revisión de diagnóstico. Es usual que las personas minimicen los síntomas de una enfermedad, etiquetándolas como molestias comunes, ignorando que muchas veces estos problemas se perciben cotidianos por el mismo acto de ignorarlos.


ES PELIGROSO MINIMIZAR SÍNTOMAS DE LA VISTA

La carnosidad o pterigión es una de esas enfermedades que no aparece de la noche a la mañana, sino que paulatinamente adquiere forma y empeora con el paso del tiempo, lo que facilita que la persona afectada ignore los síntomas hasta que está comprometida su visibilidad.

¿Con qué frecuencia se debe acudir a revisión con el oftalmólogo?


¿Qué es el Pterigión?

Esta enfermedad recibe su nombre del griego pterygion que significa “aleta”, debido a la forma triangular que adopta dentro del ojo. Consiste en una hiperplasia o aumento anormal del tejido dentro de la conjuntiva bulbar, membrana que cubre el globo ocular.

Hasta el día de hoy se desconocen las causas exactas de este crecimiento de carnosidad, pero se han identificado varios factores comunes que contribuyen a su desarrollo.


CAUSAS COMUNES DEL PTERIGIÓN O CARNOSIDAD:

  • Exposición excesiva a la luz solar.
  • Trabajo frecuente en exteriores.
  • Exposición constante a condiciones ambientales ásperas: polvo, suciedad, calor, sequedad y humo.
  • Contacto de riesgo con solventes y químicos industriales
  • Periodos recurrentes de estrés.
  • Interrupción del sueño en periodos prolongados

También se sabe que el Pterigión es una enfermedad presente en muchas partes del mundo, pero es más común en lugares de climas cálidos y secos, además de que el riesgo de padecerlo incrementa con la edad.

Síntomas y complicaciones relacionados con el Pterigión o Carnosidad

En algunos casos, la carnosidad puede venir acompañada de inflamación, en casos sin inflamación también suele presentarse fotofobia, lagrimeo y sensación de cuerpo extraño, acompañado de una disminución de la vista por el crecimiento de la carnosidad y su invasión al eje de la pupila, junto con diplopia (visión doble).

Si no se acude a diagnóstico para tratamiento, la posibilidad de complicaciones de estos síntomas es alta. Un cuadro común de complicaciones incluye:

  • Irritación crónica.
  • Disminución parcial o total de la vista en el ojo afectado
  • Disrupción de la película lagrimal (que cubre la córnea)
  • Inflamación de la carnosidad

Al presentarse estas molestias, se vuelve urgente acudir a consulta para diagnóstico y recibir el tratamiento adecuado.


Considera la cirugía de Pterigión

Una vez que cuentas con el diagnóstico y confirmación de que presentas un grado de carnosidad, según la gravedad, se abrirá la puerta a la cirugía ocular para retirar el tejido dañado.

Cirugía de Pterigión.

 


NO TE BENEFICIA ESPERAR, DA PRIORIDAD A TU SALUD VISUAL

Si con frecuencia has experimentado alguno de estos síntomas o complicaciones, es importante acudir a revisión. En Clínica de Ojos de Colima contamos con equipos especializados de diagnóstico y médicos oftalmólogos con amplia experiencia en la cirugía ocular.

Tu salud visual es lo más importante para nosotros.

 

Contáctanos                                      

 

Bibliografía:

– Rojas Alvarez, E. Aspectos básicos del pterigión para médicos generales integrales. Revista Cubana de Medicina General Integral. 2009. No. 25(4). p 127-137.

– MedicinePlus. Terigion.